Oración a Santa Mónica

La oración a Santa Mónica por los hijos es una oración que se utiliza para la conversión espiritual de hijos y esposos. 

Esta oración es muy milagrosa, no dudes en rezar la oración a Santa Mónica ya que es muy milagrosa. 

Quizá te interese: Oración a San Antonio de Padua

oración a santa monica

Oración a Santa Mónica completa

A ti recurro por ayuda e instrucciones, Santa Mónica, maravillosa ejemplo de firme oración por los niños.

En tus amorosos brazos yo deposito mi hijo(a) (mencionar aquí los nombres), para que por medio de tu poderosa intercesión puedan alcanzar una genuina conversión a Cristo Nuestro Señor.

A ti también apelo, madre de las madres, para que pidas a nuestro Señor me conceda el mismo espíritu de oración incesante que a ti te concedió. Todo esto te lo pido por medio del mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración a Santa Mónica en Video 

Muchas veces cuando necesitamos ayuda acudimos a lugares equivocados pensando que de esa manera nuestros problemas perderían fuerza. 

Lo que necesitamos es acercarnos a Dios mediante la oración a Santa Mónica para los hijos. 

A continuación este hermoso video. 

¿Quién fue Santa Mónica?

oracion a santa monica por los hijos

Santa Mónica nació en el año 332 en Tagaste, sus padres la casaron con Patricio que era un hombre muy trabajador pero de carácter complicado, por lo cual Santa Mónica sufrió muchísimo a causa de los ataques iracundos de su esposo.

Juntos tuvieron 3 hijos, dos varones y una mujer, los más pequeños fueron su alegría y consuelo, no siendo así su hijo mayor Agustín quién la hizo sufrir durante años.

Su hijo mayor era extremadamente inteligente pero no mantenía una vida para nada saludable, al contrario se había unido a una secta llamada los Maniqueos.

Santa Mónica al enterarse de las malas conducta de su hijo tuvo un sueño en donde lloraba por la pérdida espiritual de su hijo Agustín, y que una alguien le decía: ” Tu hijo volverá contigo” y enseguida vio a Agustín junto a ella.

A los 29 años Agustín decide irse a Roma, Santa Mónica quiso acompañarlo a lo cual el se negó engañandola. 

Le pidió que se vaya a rezar a algún templo mientras el se va de visitar a un amigo. 

Lo que hizo Agustín fue tomarse un viaje rumbo a Roma, dejándola allí. Mónica tomó otro barco y se dirigió a Roma. 

En Milán, Mónica se encuentra con San Ambrosio, que será quien facilita la conversión de Agustín que sucedió en 387.

Deciden regresar a su tierra, pero Mónica se siente muy enferma y en pocos días muere. 

Lo único que Santa Mónica pidió es que sus hijos no dejaran de rezar por el descanso de su alma. 

Santa Mónica muere en el año 387 a los 55 años de edad. 

Muchas madres y esposas se han pedido la intercesión de  Santa Mónica, para que les ayude a convertir a sus hijos y esposos para que Dios los proteja y lleven el camino del bien.